Inicio¿Cómo se hace?Cuidado lila o lila

Cuidado lila o lila

Lilo care, un árbol con una hermosa flor

Sus flores son uno de los regalos de la primavera. Y es que, aunque no hayas notado su presencia, es más común encontrar estos arbustos a lo largo de nuestra geografía. Algo normal si tenemos en cuenta que el cuidado lila o lila son tan simples que bien podemos decir que es una planta que se cuida sola. Además: aunque no está catalogado como rústico, es cierto que su nivel de resistencia es tal que podemos considerarlo dentro de esa categoría. La obra es pequeña si tenemos en cuenta que sus flores y perfumes son un regalo para los sentidos.

Antes de entrar en detalles sobre el cuidado de las lilas, es importante saber algo. Estamos hablando de un arbusto que puede ser un árbol, y ya está personaje caducado. Un aspecto importante a tener en cuenta a la hora de diseñar nuestro jardín o terraza. Pero no es la única: la lila solo florece en primavera, aunque es cierto sus hojas duran hasta el otoño. Por esa razón, no está de más asociar su plantación con caen las bombillas y bulbos de primavera. Una excelente manera de crear un enfoque floral incluso cuando nuestras lilas se hayan ido.

Pues bien: aunque estamos hablando de una familia con casi 30 especies, el cuidado de las lilas es común a todos sus tipos. Unas sencillas y aceptables que debemos, no por ello, dejar de cumplir.

RIEGO Y FRÍO, DOS DE LOS CUIDADOS LILO MÁS IMPORTANTES

Aparte de conocer los cuidados de las lilas, hay que conocer su funcionalidad en jardinería. Estamos ante un tipo de arbusto bien cultivado, Puede alcanzar los siete metros de altura.. Algo a considerar seriamente a la hora de plantar, ya que es importante prever que no puede ser un problema cuando crezca. Por ello y por su tamaño, la lila se considera parte de la selección de arbustos ornamentales. Por ello, se suele plantar para crear recintos, pero también se cultiva en matas aisladas. Esto no quiere decir que no podamos cultivarla en maceta: simplemente, su crecimiento no será tan impresionante.

Plantado en el suelo o en una maceta, el cuidado de las lilas es el mismo. Y todas buscan un mismo fin: regalarnos sus increíbles flores en forma de racimos. ¡Veámoslos en detalle!

1. Elige bien el lugar de plantación, clave para el lilo

Por su rusticidad, la lila es un arbusto que acepta casi cualquier tipo de suelo. Puede crecer en suelos arenosos e incluso arcillosos. Pero no nos engañemos: lo ideal es que la tierra en la que estemos plantando sea neutra o calcárea. Más allá de la composición del suelo, algo es fundamental: el drenaje. el lilo no tolera el encharcamiento y, además, es una planta con una alta demanda de agua. Por eso es conveniente ayudar a evacuar el exceso de agua de riego.

Humus de lombriz verdecora
Aunque no forma parte de la lista de cuidados de las lilas, es esencial enriquecer el suelo antes de plantar. Descubre sus características aquí

Además de tener en cuenta estos aspectos, hay un detalle más que añadir a la hora de plantar este arbusto. Aunque no es uno de los cuidados intensivos del lilo, es una prioridad plantar a finales de invierno. Momento perfecto para asegurarse de que arraiga correctamente. Además, es importante enriquecer el suelo con materia orgánica antes de la siembra.

2. La luz, un aspecto a tener en cuenta para las flores

Si nos ceñimos a los cuidados de las lilas, sería genial colocarla en un lugar con mucha luz. Gracias a ella, logra florecer correctamente, así que vale la pena. sitio brillante. Curiosamente, a pesar de esta necesidad, la lila también puede crecer en un ambiente sombreado. ¿Cuál es la desventaja de un sitio así? Que no podrá florecer ni crecer tan maravillosamente.

3. El frío, como el calor se necesita

Sus necesidades de sol no son lo único que permite que esta planta florezca. En contraste con esta demanda de calor, la lila necesita estar expuesta al frío. Y no temas: incluso se puede sostener 15 grados bajo cero.

lila en flor
Como el cuidado de las lilas es tan sencillo, su presencia en los jardines es muy habitual. Compra esta planta online y disfruta de su belleza

4. El riego, uno de los cuidados más importantes de las lilas

Y llegamos a una de las tareas de lilo que debe cumplirse estrictamente. Y es que sus necesidades de riego son elevadas por lo que, teniendo en cuenta la sencillez de cultivo, no es planta apta para olvidadizos. especialmente yo temporada de flores y calor, mantener tus raíces correctamente hidratadas es fundamental. Esto también es importante en ejemplares jóvenes y recién plantados. Será gracias al agua que podrán crecer adecuadamente.

Lo esencial: evitar que la tierra se seque entre riegos.

5. Recortado, ligero y solo en invierno

La poda no es uno de los cuidados de las lilas de los que debemos preocuparnos. Si se quiere dar forma al arbusto, tendremos que hacerlo en los meses de invierno. Y, estamos de pie, excepto en invierno. Es necesario podar durante el resto de la parte vegetativa de la planta, ya que destruirá el exterior de la planta.

En los meses de primavera y verano, basta con cortar los racimos de flores descoloridos. Pero ten cuidado: no molestes a la rama. Acabo de separar el grupo.

6. Abonado en primavera, uno de los cuidados imprescindibles de las lilas para la floración

funcion a fertilizante mineral en la temporada de floración Ayudará a que sea más abundante. Pero cuidado: solo usaremos fertilizantes en esta época del año. La planta puede no producir sus flores características al año siguiente si se corta fuera de la flor.

Fertilizantes, uno de los cuidados básicos del lilo
Uno de los pocos cuidados para la lila es aplicar una dosis de fertilizante en primavera. Conoce aquí estas características

En el otoño del año, no está de más aplicar un fertilizante orgánico a nuestra lila. Una buena dosis de compost será suficiente para nutrirla y prepararla para la llegada del invierno.

7. Evita las plagas

Y llegamos al último cuidado de lilo. Pero no es menos importante que lo dejó al final. De hecho, hay que tener muy claro que es una planta que puede ser atacada por diversas enfermedades e insectos. Algunos deben detectarse temprano y detenerse para evitar su propagación.

Porque es una planta amante del agua, El mildiú polvoroso y el virus son dos de las enfermedades comunes sobre la colchoneta Y no sólo eso: su presencia es sinónimo de exceso de agua o falta de drenaje. Con la llegada del calor, también hay que estar atento deshacerse de las plagas del jardín. Y la razón es que la lila es un imán común para la cochinilla pero también para ciertas orugas de mariposas.

Y ahora que conoces el cuidado de las lilas, ¿qué más necesitas para disfrutar?

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

TE RECOMENDAMOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Publicidad -